Jalil Aragón: Imaginar el Nuevo Mundo

Jalil Aragón estudió ingeniería industrial. Sin embargo, su vocación es la comunicación social. Colabora con organizaciones de la sociedad civil y colectivos como El Sindicato, Allende la cultura, Camino de paz  promoviendo mesas de diálogo ​y talleres​ con adolescentes y adultos para ​encontrar​, mediante la construcción de un tejido social, los ​acuerdos y cambios que pueden generar nuevas formas de relación hacia un bienestar común.

OCAS

Entiendo que tú trabajas con las comunidades rurales y colonias urbanas para rehacer el tejido social. Me interesa saber cómo son abordados los problemas en torno al agua desde la base social y cuáles son las soluciones hasta ahora alcanzadas.

Jalil Aragón:

Dentro de la gran complejidad que estamos viviendo, yo trabajo desde mi persona, mi familia y mi campo laboral a partir de cambios pequeños que van encaminados a solucionar problemas muy grandes. Esos pequeños cambios empiezan desde cómo nos expresamos hasta cómo nos comunicamos con los demás.

Mi trabajo al interior de las asociaciones civiles con las que colaboro consiste en relacionarme directamente con la gente, con ese ser humano que está enfrentando problemas que van desde la violencia familiar hasta aspectos ambientales como el del agua. Si queremos un drenaje en una determinada colonia, la pregunta que nos hacemos es: ¿hacia dónde se dirije ese drenaje? Esa pregunta nos la podemos hacer para todo San Miguel.

Trabajo en El Sindicato, centro cultural comunitario y en Camino de la paz que es un colectivo cercano a los Rotarios. Igualmente estoy con el colectivo Allende la cultura, que como El Sindicato, trabaja en las colonias, barrios y comunidades. Además, trabajo en la escuela donde van mi hijas. Ésta plantea una educación diferente para un orden social distinto. También he colaborado con El Maíz mas pequeño durante el verano y con Jóvenes adelante.

En El Sindicato, junto con Allende la cultura estamos haciendo mesas de diálogo. Yo genero conversaciones para provocar nuevos cambios. El otro día estuvimos en una preparatoria con chicos de entre 16 y 18 años y hablamos del tema del agua. Se les guía con preguntas para compartir información y conversar del tema, como por ejemplo: ¿De dónde viene, el agua que tomamos? ¿Quién es responsable de cuidar el agua? y al final encuentras cosas bien bonitas en esos adolescentes. Ya saben de los mantos acuíferos, de cómo hay que extraer el agua cada vez más profundo por la sobreexplotación de los mismos. Ellos saben “que tenemos un problemón”, como dijo uno de los chicos. Y hablamos de la responsabilidad de cuidar el agua desde sus personas y como generar unión. Y sí les interesa el tema. Somos los adultos los que andamos desbalagados pensando en otras cosas y creyendo que los adolescentes no están interesados.

Al principio invitábamos a los chavos a venir al Sindicato para las mesas de diálogo, pero nunca con la asistencia deseable para tan grandes problemas a tratar. Sin embargo, cuando nos invitan a participar en las escuelas, nuestra colaboración puede ser mayor, como durante la Semana de la Paz cuando la SEP convocó a las asociaciones civiles para que propusiéramos a los jóvenes nuestros temas de discusión y estuvimos visitando diversas instituciones. El asunto por mejorar es darle seguimiento al tema tratado semana a semana con proyectos activos.

OCAS:

¿Y adónde derivaría una mesa de diálogo con estos chicos?

Jalil Aragón:

Puede derivar en varias cosas. Para empezar, las mesas les ofrece la posibilidad de expresarse. Los chavos quieren hablar. Puedes habilitar ahí mismo coincidencias. Eso te permite vincularlos para lograr ese cambio que queremos en la sociedad. También puedes guiar las mesas para que de ahí salgan proyectos, o sí se requiere de un equipo de apoyo para algún proyecto específico que proponen.

Cuando les presentamos varios temas a discutir, como el de la violencia familiar, entre otros, unos quieren hablar de qué cosa es el respeto, qué es la tolerancia, cómo conozco mi cuerpo. Lo interesante es que eligen qué sí….en vez de qué no. ¿Cómo respeto? ¿Cómo tolero? Ahí hay una voz presente que no es escuchada por los adultos. Así trabajamos con Allende la cultura y El Sindicato.

También trabajo en una colonia que hizo una integración civil para trabajar el tema del agua. La conversación derivó en que había ir con las personas de la zona para tratar el tema del arsénico y el fluor en el agua. Cuando llegamos a la colonia nos enteramos de que no sólo hay ese problema sino muchos otros muy inmediatos que tienen que solucionar para la sobrevivencia diaria. El problema fundamental es que vivimos desvinculados entre nosotros mismos como sociedad, con el entorno cercano, y con el planeta.

OCAS

¿Y qué proponen los colonos para resolver el problema del agua contaminada con arsénico y flúor?

Jalil Aragón:

Antes que nada nos preguntamos qué podemos hacer como comunidad. Lo primero que sale a la superficie es la necesidad de comunicar el problema a otros y queda claro que sólo la unión entre colonos va a solucionar el asunto. Éste es un proceso lento y no todas las personas están dispuestas a conversar sobre problemas comunes. Porque ante la emergencia de los temas ambientales, sociales y de educación todos quieren acción inmediata.

OCAS

Esto es muy importante en los casos de las colonias que no tienen agua.

Jalil Aragón:

En San Miguel hay varios casos en proceso. Hay una comunidad con mujeres que están regenerando sus tierras. Estas mujeres se capacitan y crean otros acuerdos de convivencia. Cuando les planteas, por ejemplo, hacer un sendero turístico para su comunidad ya tienen un entendimiento de qué conviene y qué no. Entienden qué significa el río para su comunidad, respetan sus tierras. Es muy diferente a que alguien les imponga desde arriba un sendero turístico. Si no hay un tejido social fuerte empiezan los problemas de competencia. La clave para que estos proyectos de senderismo y turismo ambiental se logren de manera sostenible, es que la comunidad decida cómo hacerlo.

En otra colonia estamos trabajando con los líderes locales para conocernos y ver qué está pasando. Escuchamos quejas de por qué hay apatía y no todos participan. Entonces les pregunto: ¿no quieren participar los demás o están en una situación totalmente diferente a la suya que les impide llegar a dónde ustedes quieren que lleguen? Esto abre el diálogo para que la misma colonia inicie procesos de conversación y acuerdos diferentes y conozcan dónde está cada uno y qué puede ofrecer. Vemos cómo el concepto de apatía a lo mejor es sólo una idea y no una realidad. Pero al detenernos a hablar se deshacen estos nudos y empieza a haber mayor colaboración. Y por ahí se empieza a crear el tejido social.

OCAS

Si la gente ha vivido a la defensiva y en la desarticulación toda su vida, es difícil que de pronto quiera colaborar…

Jalil Aragón:

Colaborar es una gran palabra. Requiere de mucha madurez, confianza y empatía. Empezamos a hacer preguntas para llegar a propuestas de acción. La idea es crear nuevos acuerdos para hacer cosas diferentes.

OCAS

Te hace feliz lo que haces…

Soy mama y además estudié ingeniería industrial. Cuando escucho mi intuición encuentro caminos donde el conversar y el hacer me hacen sentir en un continuo aprendizaje y en un compartir constante. Esto me hace feliz.

En la escuela de mis hijas colaboro también porque manejan una pedagogía que respeta la niñez. Y al hacerlo, respetan al ser humano. Esta pedagogía plantea que somos seres completos con cuerpo, alma y espíritu. Y con base en eso enseñan y aprendemos todos.

Ahora que mi hija entra a la adolescencia y al mismo tiempo trabajo con otros adolescentes, se percibe la necesidad de una educación preparatoria diferente para la vida. En este momento estamos estudiando qué es lo que necesita un ser humano para hacer suyo el aprendizaje. Y gira alrededor del sentir. De ahí que el maestro es respetado por su verdad. No está ahí por un sueldo sino porque siente pasión por lo que hace.

Esta escuela es una asociación civil que se rige por una forma de gobierno horizontal donde no hay lucro para nadie. Está organizada por los padres, los maestros y una parte administrativa. Entre todos se comparte la información y se decide el rumbo de la escuela. Es un planteamiento que tiene cien años y fue propuesto por Rudolf Steiner. Te da una opción diferente para un nuevo orden social, la esperanza de que se puede crear un mundo diferente.

Deseamos trabajar con los profesores de las preparatorias para compartir otras maneras de inspirar al aprendizaje en una clase. Un trabajo voluntario por ambas partes donde a los profesores se les ofrecen otras herramientas.

Quiero agregar que desde El Sindicato también trabajamos con los adolescentes para que generen sus propios espacios recreativos, porque no existen. ¿Por qué los chavos pasan tanto tiempo en el internet aislados de la naturaleza? ¿Cómo contrarestar esto con una mayor convivencia e intercambio social? Esto involucra la participación de los padres a la vez que los acercamos a la naturaleza. Aprendemos muchísimo de los adolescentes y de la relación del adulto con el adolescente. Desde ahí se empiezan a hacer las cosas de diferente manera.

Sabemos que el observador cambia el resultado del experimento. Si los adultos manejamos información diferente a la convencional, vamos a generar cosas diferentes. Me llama mucho la atención que personas adultas representativas de nuestra sociedad digan que a los chavos “les vale”…

OCAS

El problema de los adolescentes son los adultos…no los adolescentes mismos.

Jalil Aragón:

Exacto. Tenemos que trabajar mucho esa parte adulta para generar otra realidad.

Con todas las desconexiones que existen en nuestra sociedad sabemos que en los pequeños cambios está la solución. Esto toma tiempo y paciencia, además de darle valor a la palabra. En el momento en que logremos imaginar para crear, podremos lograr un nuevo mundo. Si no imaginamos un nuevo mundo, no lo vamos a poder crear. Es un ejercicio que tenemos que hacer desde nosotros mismos como adultos. Como sería vivir si todos estuviéramos contemplando, comunicándonos, respetando a los demás y a la naturaleza…

OCAS

Sería como jalar el futuro al presente gracias al poder de la imaginación… en vez de lamentarnos de lo mál que están las cosas…

 

Pin It on Pinterest