Desde hace varios años ha habido mucha discusión y preocupación sobre el futuro del agua en San Miguel de Allende. ¿Actualmente hay contaminantes en el suministro del agua en la ciudad? ¿Qué pasa con la cantidad y calidad del agua a medida que nuestra ciudad siga creciendo? ¿Qué se está haciendo para garantizar la creación de un plan que satisfaga las necesidades futuras del agua? Teniendo en cuenta estas y muchas preocupaciones, 14 organizaciones de la sociedad civil de San Miguel de Allende interesadas en promover el agua limpia se unieron para crear la Coalición Agua Vida en octubre de 2018.

La agricultura de exportación es un gran sector de la economía en el estado de Guanajuato. Los cultivos de uso intensivo del agua están absorbiendo nuestro valioso recurso hídrico y contribuyendo significativamente a la disminución del nivel freático (entre 2 a 4 metros cada año). Mientras más profundo perforemos los pozos, más presencia natural de arsénico y fluoruro encontraremos en nuestro acuífero. No hay duda de que hay contaminantes peligrosos cuando el agua viene directamente del subsuelo. La gran pregunta es ¿qué calidad tiene cuando el agua llega a nuestras casas? Sin una acción inmediata la salud de los residentes de San Miguel de Allende se verá cada vez más amenazada.

Hacer cambios en el sector agrícola está más allá de la capacidad del gobierno municipal. Si embargo, el turismo, la planificación urbana y la gestión del agua de lluvia son sólo algunos de los temas que nuestro gobierno local puede abordar. Cada año más turistas acuden a San Miguel Allende y un número cada vez mayor de extranjeros invierte en bienes raíces. Para dar cabida a la creciente demanda nuevos hoteles, restaurantes, fraccionamiento y otros desarrollos inmobiliarios están surgiendo a un ritmo insostenible.

Con esto en mente, uno de los principales esfuerzos de la Coalición Agua Vida es cambiar el código de construcción municipal para exigir la captación de agua de lluvia en todos los nuevos desarrollos. Esta iniciativa sería única a nivel municipal en México y pondría a San Miguel en el mapa como una ciudad modelo de innovación y gestión del agua.

Por primera vez en la historia de San Miguel, un buen grupo de organizaciones de la sociedad civil está trabajando con el gobierno municipal, incluida la autoridad del agua SAPASMA, en un plan para identificar problemas y desarrollar soluciones que garanticen la seguridad del agua para todos.  Tener un diálogo abierto nos ha permitido plantear problemas específicos y crear un Fondo de Agua cuyos recursos serán destinados a las comunidades con mayores riesgos y escasez del vital líquido.

Over the past few years there has been a lot of discussion and concern about the future of water in San Miguel de Allende. Are there contaminants in the current water supply? What will happen to the quantity and quality of San Miguel´s water supply as our city continues to grow? What work is being done to make sure a water plan is being created that provides for the city´s future water needs? With these and many other concerns in mind 14 leading San Miguel´s NGO´s with a stake in the fight for clean water joined together to create Agua Vida in October 2018.

Export-driven agriculture is a huge sector of the economy in the state of Guanajuato. Water-intensive crops are rapidly sucking up our precious water resources and significantly contributing to the rapid decline of our water table (2-4 meters every year). The deeper we go to get to the water, the more we are seeing spikes of naturally ocurring arsenic and fluoride in our water supply. There is no question that there are dangerous contaminants in our drinking water when it comes out of the ground.  The big question is how bad is it when it enters your home?

Making changes in the agricultural sector is largely beyond the capacity of the municipal government. However, tourism, urban planning and rainwater management are just some of the issues that our local governments can manage. There are important changes that can be made to better preserve our depleting water resources. Every year, more and more tourists flock to San Miguel and an increasing number of foreigners are investing in residential property.  To accommodate the rising demand new hotels, restaurants, housing projects and other developments are popping up at an unsustainable rate.

With this in mind, one of the major efforts of the Agua Vida Coalition is to change the municipal construction code to require rainwater harvesting on all new developments. Such a change will be the first of this kind in the country and put San Miguel on the map as a modern city in water management and innovation.

For the first time in the history of San Miguel a large group of nonprofits is working in partnership with the municipal government including the municipal water authority SAPASMA on a plan to identify problems and develop solutions that will ensure water security for all. Having an open-dialogue has allowed us to raise specific issues such as creating a Water Fund whose resources will be designated to help communities most at risk.

 

Pin It on Pinterest

Share This