Tenemos todo el conocimiento e insumos para revertir la sobreexplotación del acuífero.

Henry Miller es director de la asociación civil El maíz más pequeño. En colaboración con la Fundación Gonzalo Río Arronte y la Maestría de Gestión Integral de Cuencas de la Universidad Autónoma de Querétaro coordina el proyecto: Cuencas, Gente, Agua y Cambio Climático, Procesos de Adaptación en la Sub-Cuenca Támbula-Picachos. Es integrante del actual Consejo de Planeación de Desarrollo Municipal.

OCAS

El año pasado el Municipio tomó nota de la información difundida por Dylan Terrell de Caminos del Agua con respecto a la contaminación de los pozos con fluoruro y arsénico. En esa reunión se consideró pertinente crear políticas públicas en el área de Protección Civil para atender las crisis ciudadanas, buscando que la información recaudada por Caminos de Agua sea incluida en el Atlas de Riesgo Municipal. ¿Ha habido avances en este sentido?

Henry Miller

Le doy los antecedentes antes de entrar en el tema. Yo coordino el Proyecto Cuencas, Gente y Cambio Climático para generar un modelo de intervención dentro de la subcuenca Támbulo-Picachos, una de las 12 subcuencas del Alto Laja. La intención es que este modelo sea replicable en las otras 11 subcuencas. Éste es un primer paso para acercarnos al Plan Estratégico del Alto Laja que fue financiado por la Fundación Gonzalo Río Arronte con la participación de varias dependencias del Estado, incluyendo la Semarnat, Municipio de San Miguel de Allende y actores como Salvemos Río Laja, entre otros.

Para la implementación de este proyecto se han revisado todos los estudios generados por la maestría de cuencas UAQ y clasificación desde una perspectiva de cuencas. Es un trabajo realizado entre 2006 y 2012 y pagado en gran parte por el Fondo Verde municipal.

Vemos que la clasificación y ordenamiento territorial no esta presentado desde una perspectiva de microcuencas y subcuencas y la Támbulo-Picachos no tiene ninguna presencia en ningún documento de uso oficial. (Hay UGA´s, Polos y Micro-Regiones).

En enero del año pasado el actual Presidente Municipal me invitó a formar parte del Consejo de Planeación de Desarrollo Municipal. La política pública del Plan de Desarrollo relacionada con el tema del agua está basada en los primeros estudios realizados por Ecosystem Sciences en 2006. En ese entonces tomaron muestras de 101 pozos dentro del Municipio. Entre 15 y 20 mostraron un nivel de fluoruro levemente por encima de la Norma Mexicana. No hubo presencia de arsénico.

“En 2006 la administración pública municipal contrató a la empresa Ecosystem Sciences Fundation para realizar un estudio de la calidad del agua en el municipio muestreando 101 pozos en donde 20 excedieron los límites permitidos según estándares del gobierno mexicano para agua potable, para los niveles del fluoruro. Los niveles de arsénico de todos los sitios muestreados estaban debajo de los estándares de agua potable del gobierno mexicanos y no plantean un riesgo para la salud.”

Programa de Gobierno Municipal 2015-2018 de San Miguel de Allende, Gto. páginas 38-39

A ese documento del Plan de Desarrollo agregué dos puntos para la política pública del agua y son, hasta ahora, mi referencia para sostener una conversación con el gobierno municipal y actuar.

PROGRAMA DE GOBIERNO MUNICIPAL 2015-2018 SAN MIGUEL DE ALLENDE, GTO. (Generales en materia de agua Páginas 82 y 83 )

A-1 Fomentar la organización y capacitación de comités ciudadanos cuya función es participar en el manejo y gestión de las sub-cuencas y microcuencas del municipio, asegurando la integridad de su estructura y función, incluyendo sus conclusiones en el programa de desarrollo urbano y ordenamiento ecológico territorial.

A-2 Integrar los conceptos de cambio climático, manejo de cuencas y producción de alimentos dentro de las materias de educación como estrategia para la creación de un relevo generacional productivo.

El primer punto tiene que ver con la formación y capacitación de Comités Ciudadanos de Cuencas con acceso a la información necesaria para tomar decisiones que serían incluidas dentro de los ejercicios del Plan de Ordenamiento Ecológico y Territorial.

El segundo punto es la integración de conceptos de cambio climático y producción de alimentos dentro de las materias de educación. Es una estrategia para la creación de un relevo generacional productivo. En la comunidad de Cerritos ya puede verse este trabajo. Cada semana trabajamos cuatro horas con la escuela preparatoria desarrollando materiales, buscando la manera de engranarnos con el plan de estudios de las materias existentes.

Estamos convencidos de que la población que participa activamente es una base social con voz y voto en la toma de decisiones. Ésta no podrá orientar al gobierno sin los conocimientos necesarios y las opciones de una experiencia previa. Con los jóvenes, docentes y padres de familia ya empezamos a transmitir la información.

Cuando Dylan Terrel de Caminos del Agua y yo empezamos a colaborar de una manera más directa y coordinada fue a través de un taller de entrenamiento con el Sistema Educativo (CECyTeG). Dylan presentó los resultados de su investigación sobre la calidad de agua. Ya hemos trabajado con tres escuelas de tres sistemas (SABES, CECyTeG, y CBTis) representando una población estudiantil total de más de dos mil estudiantes. Ocupamos estos sistemas educativos de manera muy estratégica porque tenemos acceso a los representantes de todo el territorio municipal. Así llegamos a la mayor cantidad de hogares posibles.

En esa ocasión (octubre 2016) tuvimos la participación del director de Protección Civil del municipio de SMA, tres regidores del ayuntamiento, docentes, padres de familia y alumnos del CECyTeG. En ese foro Dylan mostró que hay niveles tóxicos de fluoruro y arsénico dentro de la mancha urbana de San Miguel de Allende. Después de esa exposición, verbalmente hubo un planteamiento al director de Protección Civil de solicitar, con el respaldo de los regidodres, el mapa de distribución de agua potable de Sapasma dentro de San Miguel Allende y buscar la integración de los resultados al Atlas de Riesgo Municipal. Posteriormente el Director de Protección Civil intentó hacer esta solicitud, pero hasta donde yo sé no se ha dado seguimiento. Desde una perspectiva de salud y seguridad pública pensé que Protección Civil podría ser el mecanismo o herramienta dentro del gobierno para lograr esa gestión con el apoyo institucional de los regidores.

La información sobre la calidad del agua es pública, así como los 681 pozos operando en la región, donde el 92.8 por ciento del volumen de agua extraído se destina a la agricultura. Sólo 18 pozos dentro de la mancha urbana están bajo el control de Sapasma.

Como miembro de la Comisión de Agua y Saneamiento dentro del COPLADEM propuse la redacción de una carta dirigida al Presidente Municipal mostrando el interés del Consejo de Planeación de Desarrollo Municipal de contribuir a los procesos de encontrar una solución y empezar a tomar medidas de acuerdo con las estrategias y líneas de acción ya aprobados dentro del dicho plan. Pero no hay eficacia en la toma de decisiones y es por ello que estoy dando esta entrevista. Pero de ninguna manera quiero decir que no hay personas comprometidas laborando dentro del gobierno. Si, la problemática es humana y sistémica.

Veo cada vez más lejana la oportunidad para intervenir, prevenir y crear las condiciones propicias a fin de reestablecer la fertilidad de los suelos. En las mejores condiciones esto se tardaría entre 3 y 5 años, así como reestablecer el Río Laja, que para empezar ya no es un río porque le han modificado toda su estructura. Ya dejó de fluir y de funcionar como proveedor de servicios ecosistémicos con la capacidad de abastecer el consumo de la población.

Es importante entender que una cuenca es un proveedor de servicios ecosistémicos: agua, aire, suelo, arena y grava, captura de agua pluvial. Cuando tú modificas la estructura de la cuenca, deja de funcionar. Actualmente la subcuenca Támbula-Pichachos está bajo una intensa modificación. La zona norte de la carretera San Miguel-Querétaro está caracterizada como zona de conservación porque es la más importante en absorción de agua pluvial. Pero ahí pusieron 120 hectáreas de Polígono Industrial. ¿Por qué? Porque hay un número de comunidades alrededor que son fuente de mano de obra barata.

En este momento se está por iniciar el nuevo Plan Municipal de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Ecológico Territorial. El COPLADEM ya autorizó el gasto para el pago de este estudio.

Dentro de la subcuenca Támbula Picachos hay entre 75 y 100 pozos (esto habría que confirmarlo) registrados que no controla Sapasma sino los Comités de Agua de las Comunidades. Estos son sumamente frágiles porque están extrayendo agua sin una política pública que asegure la captación, filtración y absorción de agua de lluvia. Además, la idea o fantasía de extraer agua de estos pozos que están a la orilla de la Presa Allende para abastecer a la población de SMA no está garantizada o asegurada. Con el incremento de la población, junto con las situaciones nacionales no previstas, junto con factores exacerbados por el cambio climático, después de cinco años va a ser muy difícil hacer algo ¡¡¡si no lo resolvemos ya!! Sabemos por cierto que con el tiempo, el costo de rehabilitación se incrementa.

OCAS

Por las evidencias del avance depredador del desarrollo urbano e industrial entiendo que políticas públicas no hay, sino políticas económicas imponiéndose con todo su poder. Eso es lo que rige al país sin conciencia de las implicaciones a mediano plazo.

Henry Miller

Los documentos con políticas públicas existen. La capacidad de aplicar, de ejercer la política pública es lo que está totalmente fracturado. Y las políticas económicas son disfuncionales. Porque generan un círculo vicioso. Por ejemplo, el sector turístico de SMA –que acaba de hacer una exposición en la Cámara de Comercio del sector empresarial privado— genera más del 75 por ciento de los empleos del municipio. Pero este sector sin un medio ambiente sano tampoco puede operar.

OCAS

Si nos pusiéramos en un escenario ideal, ¿cuáles serían las fuerzas en SMA para revertir esta situación? Independientemente de que el desarrollo depredador lleve al colapso ecosistémico, que en sí mismo es una manera de detener la política económica invasiva, ¿cuál es el escenario humano que tenemos para detener esta tendencia?

Henry Miller

Tenemos todos los insumos y toda la capacidad en términos de actores. Tenemos la industria turística que depende de los servicios de agua en sus hoteles y restaurantes. Tenemos el poder económico donde un porcentaje de los impuestos podría ser reorientado hacia el Fondo Verde. Tenemos dueños de propiedades y ejidatarios que tienen la tierra en sus manos. Tenemos todo el conocimiento para rehabilitar una cuenca. Sabemos cómo reducir la erosión, cómo detener la velocidad del agua de lluvia que escurre si incrementamos la materia orgánica de los suelos para que éste actúe como una esponja. ¡Sólo falta organización y eficacia en la toma de decisiones!

Si empezáramos a trabajar hoy no vamos a ver una recarga del acuífero hasta dentro de 20 o 30 años. El problema que tenemos hoy es que hay una mayor cantidad de superficie cubierta con concreto. La mancha urbana crece e impide que el suelo actúe como esponja. Eso implica mayor número de escurrimientos. El 75 por ciento de los escurrimientos de agua pluvial, dentro de los 390 kilómetros cuadrados de la subcuencia Támbula- Picachos, en vez de infiltrarse en la tierra, apuntalan hacia la mancha urbana porque esa agua se va al drenaje. Cuando construyeron la Plaza Luciérnaga el volumen del agua entrando al arroyo Atascadero se incrementó un 73 por ciento. Es como tomar un tinaco de mil 100 litros y meterlo en el diámetro de una botella de 500 mililitros. Esa agua pasa por un drenaje, atraviesa por debajo del mercado Ignacio Ramírez, sale de nuevo al Mercado de las Artesanías y luego entra a Cachinches.

El cerro, donde ahora se encuentra el desarrollo de Capilla de Piedra, que anteriormente daba un servicio ecosistémico de regulación, ahora está cubierto de concreto y ladrillo. No sabemos la magnitud de agua que va a entrar a ese sistema de drenaje. Ese es el problema.

Por lógica, si todos los escurrimientos de los cerros apuntalan hacia la mancha urbana, se repetiría un evento como el del 98 con tsunamis bajando por la calle de Correo y San Francisco. Lo que reventó en 98 —por lo que hay que restablecer de manera urgente el sistema hidrológico y de captación de agua para el bordo Támbula— se escurrió hacia el centro.

Hay buenas propuestas para reestablecer el sistema de captación de agua y bordería en la subcuenca. Sin embargo, la CONAGUA se rehusa porque según el decreto de Lerma Chapala no quieren más bordos. Necesitan que un cierto volúmen de agua llegue al río Laja, Lerma y Chapala. Por lo tanto, tenemos que ser muy ágiles y ocupar sistemas de captación y sedimentos existentes. En este momento los bordos están ensolvados por la erosión y no hay un compromiso para invertir en el reestablecimiento de los bordos actuales. Tenemos que ir a las partes altas de la cuenca y detener la velocidad y volumen del agua que baja para asegurar que la erosión se detenga y el agua se infiltre. Luego tenemos que asegurar un sistema de almacenamiento seguro que no se vaya a reventar. Esto nos permite, además, tener acceso al agua superficial.

Los y las muchachas de la escuela preparatoria SABES/Cerritos hicieron una maqueta de la subcuenca Támbula-Picachos demostrando dónde están las zonas de riesgo. Sin embargo, vemos que ya hay autorización para el cambio de uso del suelo dentro de zonas de alto a muy alto riesgo. Quienes dan los permisos no están tomando en cuenta los documentos rectores. Cabe preguntar entonces ¿qué papel está jugando Protección Civil en la autorización de los permisos de cambio de uso de suelo?

Parte de la solución a todo esto es tomar el Plan Municipal de Desarrollo, empezar a implementar las estrategias y líneas de acción asegurando que se instalen las mejores prácticas para el uso del suelo, el cultivo de alimentos y conservación. Asegurar que se respeten, no que se reinventen, las caracteristicas de las Unidades de Gestión Ambiental que ya están en el Plan de Ordenamiento Ecológico Territorial. Ya se hizo el estudio. Sólo hay que asegurar que se respete.

Participar en una reunión del COPLADEM es cansado. No hay resultados inmediatos. Cabildear toma tiempo, dinero, energía. Yo tengo la creencia de que los conflictos de interés entre los distintos sectores de la sociedad y la falta de una comunicación efectiva detiene la toma de decisiones. Sin embargo, creo que ya ha llegado el momento de enviar un mensaje contundente para decir: ¡¡¡Es ahorita cuando tenemos que actuar!!!

Se ha comunicado a los regidores, directores de departamento y Presidente Municipal que estamos aquí para crear un lenguaje que permita sostener una conversación sobre el tema desde una óptica propositiva. Pero hay que reconocer que hay un problema.

OCAS

¿Y Sapasma qué ha propuesto?

Henry Miller

No sé. He tenido muy poca interacción con Sapasma. Conocí a la persona encargada del muestreo de los pozos. Pero no he tenido una conversación profunda. Sin embargo, han estado presentes durante nuestras presentaciones en las oficinas administrativas escuchando los informes de Dylan.

OCAS

La respuesta de Sapasma al problema de la contaminación con fluoruro y arsénico, cuando el OCAS se lo ha planteado, es mezclar el agua de los pozos contaminados con el agua de pozos no contaminados para cumplir con la calidad de la norma establecida.

Henry Miller

Diluir el agua puede tener una lógica inmediata pero va a tener el encanto y trayectoria de un arcoiris.

Hay muchas personas capaces que están generando grandes logros, pero tenemos que empujar aún más. Un paso necesario para este cambio es la integración de los conceptos de cuencas y cambio climático a las materias de educación pública para que haya un relevo generacional participando activamente, asegurando la vigencia a largo plazo de una nueva cultura ambiental.

OCAS

Sabemos que las políticas económicas son devoradoras. ¿Pero hasta dónde la voz y la acción de la sociedad civil puede avanzar frente a esto?

Henry Miller

La organización ciudadana puede definir cuál es el tono de la conversación que debemos sostener con las autoridades. La agresión no logra buenos resultados, el conflicto es muy costoso. Pero como nos lo ha demostrado la historia, particularmente el 1 de enero de 1994, a veces es necesario como lo vimos con el levantamiento del EZLN. El conflicto es el mecanismo que coloca con firmeza el tema sobre la mesa. Espero que no se llegue al conflicto

Yo prefiero actuar desde las leyes naturales. La cuenca y sus límites son indiscutibles. Las leyes de estructura biofísica y de función también son indiscutibles. Con eso pongo los puntos sobre la mesa para la consideración de todos. Porque es el momento de reevaluar nuestros metabolismos biosociales y visión sobre el desarrollo municipal y territorial para reflexionar sobre la disponibilidad de los servicios ecosistémicos, en su cantidad y calidad.

Eso te da una salida.

OCAS

Estuvo en Mexico un representante de la ONU como relator de la calidad del agua y saneamiento. Soy muy escéptica sobre su poder de ingerencia.

Henry Miller

La ONU, si la ves como autoridad moral y mecanismo para la administración de recursos, funciona. La FAO, PNUMA, GEF (Global Environmental Fund) y otras ramificaciones entran el país con todo su prestigio y con ello se gestionan recursos de la federación. No es que estas ramificaciones de las Naciones Unidas tengan poder, más bien administran recursos. Hay muchos contadores. El relator que vino a Guanajuato trajo su autoridad moral y ayuda para llamar atención sobre el tema del agua.

 

Pin It on Pinterest